El diseño del jardín orientado al mantenimiento de jardines.

El mantenimiento que necesita un jardín debe ser uno de los factores principales a tener en cuenta cuando vamos a diseñar y planificar nuestro jardín, tanto en la elección y distribución de las plantas como en el diseño del riego a instalar. Antes de diseñar o reformar un jardín debemos plantear las siguientes preguntas:

  • ¿Cuánto tiempo puedo dedicarle al jardin?
  • ¿Tengo suficiente disponibilidad de agua de riego?
  • ¿Qué maquinaria o herramientas necesito?
  • ¿Mi jardin recibe mucho sol?, ¿suele hacer mucho viento?
  • ¿Hay piscina cerca?

Una vez que tengamos claras estas cuestiones, orientaremos el diseño del jardín con el objetivo de conseguir que éste necesite un mantenimiento adaptado a nuestra disponibilidad y recursos.

Vamos a intentar dar unas ideas generales que pueden ayudarnos a detectar los puntos débiles de nuestro jardín para eliminarlos o modificarlos con el objeto de ajustar sus costes de mantenimiento.

Evidentemente el primer factor a tener en cuenta es el clima de la zona. Siempre intentaremos elegir especies que se desarrollen bien en nuestro lugar de residencia. Por ejemplo, si queremos cultivar un árbol acostumbrado a clima frio y seco en un lugar cercano a la costa, donde la humedad es alta, probablemente el árbol tendrá problemas de hongos y enfermedades que habrá que tratar con productos fitosanitarios y no siempre con buenos resultados.

Grupo de palmeras

También es importante elegir las especies de acuerdo al tamaño del jardín, así como el acceso al mismo y la existencia de construcciones cercanas. Hay árboles que tienen unas raíces muy invasivas y levantan suelos, muros y lo que encuentran a su paso. Es frecuente tener plantas a las que se deja crecer sin control y llegan a ocupar un gran espacio de un jardín pequeño. No es la primera vez que encontramos una palmera de gran porte en un patio sin acceso a la calle que es necesario podar y es muy costosa la maquinaria a utilizar y la extracción de la broza.

Otro factor clave es el consumo de agua. Si queremos un jardín de xerojardinería con especies autóctonas y bajo consumo de agua, tendremos un jardín que necesita bastante mantenimiento, aunque, si le dedicamos un ratito cada pocos días los resultados son magníficos. En xerojardinería suelen emplearse plantas muy resistentes al clima seco, al sol y a enfermedades y plagas, pero son plantas que se “desmadran” fácilmente, por lo que necesitan que se les dedique tiempo para eliminación de mala hierba y podas de formación frecuentes. Los suelos suelen cubrirse con gravas o planta rastrera, así que habrá que prever la instalación en el suelo de una buena malla antihierba en el caso de las gravas. La planta rastrera necesita estar bajo control usando la tijera de forma frecuente.

En el otro extremo de la xerojardinería, en cuanto a mantenimiento del jardín y consumo de agua, tendríamos la pradera de césped. Bajo el punto de vista de mantenimiento es de los más fáciles, aunque el consumo de agua es muy alto, sobre todo en verano. Los trabajos de mantenimiento básicos del césped suelen ser:

  • Cortes esporádicos, más frecuentes en primavera y verano,
  • Escarificado en invierno para oxigenar la planta
  • Recebado durante el invierno
  • Abonado, unas tres veces al año
  • Y sobre todo un buen riego frecuente y uniforme, por lo que lo mas aconsejable es poner un riego automático con aspersores o difusores que consigue una distribución del agua óptima
  • Además, dependiendo de la variedad de césped que tengamos, deberá vigilarse si hay alguna enfermedad, hongo o plaga que será necesario tratar.

La elección de las especies también nos va a influir en la limpieza del jardín. Los árboles de hoja caduca o un clima muy ventoso aumentarán el tiempo de mantenimiento para limpiar todo el jardín de hojas secas. Esto es particularmente problemático cuando además hay una piscina cercana. El mantenimiento de una piscina que recibe mucha hojarasca es más costoso respecto a otra que no recibe materia orgánica. Por esta razón, habrá que ser cuidadoso con la jardinería que rodea una piscina, intentaremos poner plantas que no pierdan hojas o flores, como la jacaranda, bahuinia, jazmines o una buganvilla. Una buena opción para las cercanías de la piscina pueden ser las palmáceas del tipo kentias o cycas.

Los setos son otro elemento que hay que cuidar para que se mantengan perfectos. Es preferible dedicarles un poco cada semana que un día entero cada tres meses. Los trabajos de mantenimiento de setos más frecuentes son las podas de formación y un buen riego adaptado a la especie, que suele ser de goteo, por la facilidad de su instalación y sus inmejorables resultados. Los setos más comunes son de ciprés o enredaderas de pyrostegia o parra de cualquier variedad, aunque la shefflera arborícora también forma unos setos muy vistosos. 

pyrostegia

Y por último, otra labor que no hay que perder de vista en ninguna época del año en el mantenimiento de jardines es la revisión periódica de los elementos de riego. Es necesario detectar si hay aspersores que no funcionan bien, fugas en las tuberías, o problemas en las electroválvulas o el programador, así como la revisión y limpieza periódica de los filtros y de los goteros en el caso de riegos por goteo.

Pídanos presupuesto ahora

 
Llámenos ahora

 

 

609 69 00 81

952 51 55 30

o pídanos presupuesto sin compromiso por e-mail

 

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

FacebookLinkedIn

Materiales de riego de alta calidad

Utilizamos materiales y accesorios de riego de primeras marcas y calidad reconocida.

      

¿Qué podemos hacer por su jardín?

El mantenimiento de jardines depende en gran medida de la época del año en la que nos encontremos. Si quiere conocer los trabajos que podemos realizar en su jardín a lo largo del año, puede descargarse un calendario general de tareas de mantenimiento en versión pdf.